Guastavino. El arquitecto valenciano de Nueva York

Rafael Guastavino

Cuando muere en 1908 Rafael Guastavino Moreno el New York Times lo llama “(…) el arquitecto de Nueva York (…)”. Rafael Guastavino, y posteriormente su hijo Rafael Guastavino Expósito, fue unos de los más importantes creadores de la imagen de la América contemporánea. Un arquitecto y constructor valenciano que transformó la forma de construir en Estados Unidos gracias a sus innovaciones constructivas. Un personaje al que debemos la estética de los grandes edificios públicos de Nueva York, Boston, Filadelfía o Washington. En los años setenta, después de una época de olvido, su obra se reivindicó en Estados Unidos. En España y más concretamente en su Valencia natal, no es aún suficientemente conocido. Ojalá puedan servir estas líneas para valorar su obra.

Rafael Guastavino
Rafael Guastavino (Foto: Valencia bonita)

Rafael Guastavino nace en Valencia en 1842. Su familia estaba vinculada al arte. Su abuelo, por parte de padre, era constructor de pianos y su tatarabuelo, por parte de  madre, fue el constructor de la Iglesia Arciprestal de San Jaime de Villarreal (Castellón), en la que utiliza la técnica de la bóveda tabicada más tarde utilizada por él. Su padre era ebanista. En principio estudia violín, pero a los quince años se decanta por la arquitectura y empieza a trabajar como aprendiz en varios despachos de arquitectura. En 1859 se traslada a Barcelona para estudiar en la Escuela de Maestros de Obra. Allí va a vivir en casa de su tío, Ramón Guastavino Buch, un empresario textil. Al dejar embarazada a la hija adoptiva de su tío, Pilar, se ve obligado a casarse con ella. Sin sus estudios acabados Guastavino ya empieza a trabajar. Sus obras más significativas en esta época fueron la Fábrica Batlló en Barcelona (1870) y sobre todo el Teatro La Massa en Vilassar de Mar (1881).

Rafael Guastavino
Iglesia Arciprestal de San Jaime de Vila-real (Foto: Chrismielost)
Rafael Guastavino
Fábrica Batlló (Foto: Wikipedia)
Rafael Guastavino
Teatro La Massa de Vilassar de Mar (Foto: Costa de Barcelona Maresme)

Mujeriego e infiel, su esposa en 1881 le deja. Con cuarenta años está desacreditado socialmente, sin dinero y solo con la compañía de su hijo pequeño, Rafael, y de su amante. Decide ir a Nueva York, para ello reune dinero mediante una estafa con pagarés para pagar los pasajes. No sabe hablar inglés, no conoce a nadie en la ciudad… pero Guastavino es lo que ahora diriamos un emprendedor.

Los primeros tiempos en la ciudad son difíciles. Su amante le abandona. No consigue proyectos. Pero todo cambia a partir de su primer encargo importante la Biblioteca Pública de Boston (1889). A partir de ese momento, empieza a trabajar como constructor, cooperando con los principales arquitectos de Estados Unidos y forma su empresa Guastavino Fireproof Construction Company (1889-1962).

Rafael Guastavino
Biblioteca Pública Boston (Foto: Wbur)
Rafael Guastavino
Vestíbulo Biblioteca Pública de Boston (Foto: Valencia Bonita)
Biblioteca Pública de Boston (Foto: Valencia Bonita)

El método Guastavino para la construcción se impone en los edificios públicos, gracias sobre todo a la bóveda tabicada. Era un tipo de bóveda de uso tradicional en Cataluña y Valencia. Construida sin cimbras, con ladrillos planos delgados, ligera, pero robusta, rápida de construir, económica y resistente a los incendios. Guastavino la perfeccionó mediante tirantes de acero y el uso de cemento Portland. El aspecto que más se valoraba era su resistencia al fuego, Estados Unidos había sufrido catastróficos incendios (Chicago, 1871, Boston,1872) y las bóvedas tabicadas eran una excelente solución para evitarlos. Aportaba a los edificios, por otro lado, calidad, belleza y una imagen lujosa relacionada con estilo parísino Beaux Art, con el historicismo-eclecticismo.

Rafael Guastavino
Prueba de carga (Foto: bovedas tabicadas)
Rafael Guastavino
Pabellón español exposición Universal de Chicago (Foto: Chrismielost)
Rafael Guastavino
Publicidad Guastavino (Foto: pinterest)

Más de mil edificios en Estados Unidos, de los que sobreviven seiscientos, parten de las innovaciones de Guastavino. Edificios en Nueva York como la Gran Central Terminal, el vestíbulo de entrada de la Ellis Island, el Carnegie Hall, la estación de metro City Hall o la Catedral de Saint John the Divine.

Rafael Guastavino todo un personaje. Amigo de Blasco Ibáñez y Sorolla, mujeriego, arquitecto, constructor, emprendedor… Un representante del concepto del sueño americano.

 

Rafael Guastavino
Mercado del puente de Queens (Foto: Valencia Bonita)
Rafael Guastavino
Escalera Baker Hall University Pittsburg.(Foto: pinterest)
Rafael Guastavino
Catedral de St John the Divine (Foto: Valencia Bonita)
Rafael Guastavino
Carnegie Hall sala de conciertos Manhattan (Foto Valencia Bonita)
Rafael Guastavino
Auditorio Baird Mueseo Historia Natural de Washinton (Foto: Valencia Bonita)
Rafael Guastavino
Galería de los Susurros en la Grand central Terminal de NY (Foto: Baruch Cuni)

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *