Estos artículos que semana tras semanas pueden ver en este blog, tienen una base fundamental en la historia. Para algunos la historia es puramente una especie de barniz cultural. Nos da eso que a veces se llama “cultura general”. La historia es mucho más que eso. Una forma correcta de definirla es decir que es el conocimiento científico del pasado. Añadan la materia o la realidad a analizar (diseño, política, país…) y tendrán la historia que se está estudiando. No es un puro análisis cronológico, eso que a veces llamamos “contar batallitas”. Una historia a fondo de cualquier materia debe partir de lo que se indica en las Escuelas de periodismo de EE.UU que debe tener cualquier buena noticia: el qué, cómo, cuándo, dónde, por qué y para qué. La historia es conocer, comprender y entender el pasado.

Cuando hablamos de historia del interiorismo o mobiliario nos estamos refiriendo a la evolución y análisis del pasado de interiores y mobiliario. En el diseño de interiores y mobiliario a veces parece que se le da un papel secundario. Hay un campo en el que nadie discute su importancia, la decoración en cine, teatro y televisión. Una película, serie u obra de teatro de una época pasada requiere el conocimiento de los interiores y mobiliario de la época en cuestión. Piensen por ejemplo en una serie de éxito actual como El Ministerio del Tiempo, en que episodio tras episodio se cambia de siglo… Sin unos interiores y mobiliario apropiados a las diferentes épocas, la serie tendría problemas de verosimilitud.

En cualquier proyecto de arquitectura interior o diseño de mobiliario, la historia es importante. Fijar la idea principal, el concepto, de un proyecto puede tener en la historia una herramienta básica. En las fases iniciales del proyecto, ante “la hoja o el ordenador en blanco” la base del proyecto puede venir, por ejemplo, de un interior de los años treinta de Le Corbusier o de un mueble de Marcel Breuer… y no hablamos de plagio o copia, sino de inspiración. Diseñar es solucionar problemas, el pasado del interiorismo y mobiliario nos puede dar esas soluciones, al mismo o parecido problema, la misma o parecida solución.

Estilos y tendencias actuales proceden del pasado. Estilos como el Retro, Vintage, el racionalismo escandinavo, el neobarroco, el minimalismo…, proceden, tienen sus antecedentes, su origen en tendencias, estilos, movimientos del siglo XX y anteriores. Son continuas las reediciones de mobiliario de Gaudí, Mies (silla Barcelona), Eames

Para que la historia sea una herramienta útil para los proyectos de interiores o mobiliario hace falta que, como hemos indicado anteriormente, no se quede en la anécdota o en una pura cronología. Una historia que nos haga entender el sentido, la estructura, el concepto de esos muebles o interiores de épocas pasadas y su funcionalidad para el presente y futuro.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

 

FacebookTwitterPinterest