Antropometría

La palabra antropometría nos suena en principio a “palabro” raro, incomprensible. Si conocemos su etimología la entenderemos mejor. Procede del término griego anthropos, hombre, y metrikos, medida. La antropometría estudia de forma cuantitativa las características físicas del hombre. Su objetivo es el conocimiento sistemático y estadístico de las características físicas de un grupo humano para luego aplicar de forma práctica estos datos en campos como la arquitectura, urbanismo, moda, interiorismo y el mobiliario.

Los estudios antropométricos científicos tuvieron su punto de partida en el siglo XIX, pero anteriormente podemos encontrar ya antecedentes. Los egipcios partían de reglas rígidas para la representación del cuerpo humano. En la Grecia clásica el escultor Policleto en su Tratado de proporciones dio las bases del canon griego, las medidas ideales del hombre clásico, que el arquitecto romano Vitrubio recogió y utilizó en la arquitectura. En el Renacimiento Leonardo da Vinci partiendo de las ideas de griegos y romanos realizó su Hombre de Vitrubio y el artista alemán Durero Los cuatro libros de las proporciones humanas, que está considerado como el origen de la antropometría científica moderna.

A finales de siglo XIX la antropometría pasa ya a ser propiamente una disciplina científica. Se utiliza, entre otros aspectos, para evaluar las diferencias físicas entre grupos raciales, con un cierto toque racista. A inicios del siglo XX diseñadores escandinavos, como Kaare Klint, empezaron a utilizar datos antropométricos para diseñar mobiliario. En los años cuarenta y coincidiendo con la guerra mundial, la disciplina se consolida. Henry Dreyfuss, diseñador industrial norteamericano, fue el más importante difusor de su aplicación en el diseño. Mediante las ilustraciones de las medidas importantes del cuerpo humano con su Señor y señora Medios (conocidos popularmente como Joe y Josephine), marcó la proporción óptima de los productos.

La antropometría se desarrolla en dos áreas la estática, centrada en las medidas corporales en posiciones fijas y la funcional o dinámica, que parte de medidas en posiciones no estáticas. Sus datos se expresan por medio de percentiles. El percentil da el porcentaje de individuos, de una población dada, con una dimensión igual o menor a un determinado valor. Por ejemplo, en el caso de la estatura para una determinada población; si a una estatura de 1,55 metros le corresponde un percentil 5 (P5), eso supone que sólo un 5 % de esa población mide menos de esta estatura.

La importancia de la antropometría en el diseño del mobiliario es que nos dará datos científicos y reales de las dimensiones corporales del posible usuario. Hará por ejemplo que no se diseñen asientos demasiado elevados que imposibiliten el apoyo en los pies en el suelo.

En el caso del diseño de interiores los datos antropométricos son los que permiten realizar distribuciones coherentes. Situar por ejemplo los elementos de un interior a alturas medias aptas para gran parte de usuarios. Los elementos normalizados de la arquitectura interior en gran parte provienen de tablas antropométricas.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *