Bauhaus: diseño y racionalismo

Bauhaus Dessau interior edificio - Foto: Fundación Goerlich

¿De qué hablamos cuando hablamos de la Bauhaus? ¿La Bauhaus fue una escuela o  es un estilo o un espacio comercial dedicado al bricolaje?. Estas preguntas son las que a continuación queremos contestar.

La Bauhaus fue una escuela de arte, arquitectura y diseño alemana fundada por el arquitecto y diseñador Walter Gropius. Se desarrolló entre 1919 a 1933. Surgió de la unión de dos escuelas de diseño que existían en la ciudad de Weimar dirigidas por el arquitecto y diseñador belga Henry Van de Velde. Al dejar el puesto recomendó a Gropius como nuevo director. Gropius unió las dos escuelas y creó una nueva, la Bauhaus. Una escuela con una nueva metodología de enseñanza basada en la práctica, con departamentos de arte, metal, arquitectura…. Con un curso preparatorio, Vorkus, y prácticas al final de la especialización. Con maestros prácticos y teóricos. Este planteamiento pedagógico es aún la base de la actual enseñanza del diseño.

Como decimos estamos ante una escuela de diseño, no ante un estilo o tendencia. En un primer momento la escuela buscó la relación entre arte y diseño y estaba influida por tendencias como el Arts and Crafts y el expresionismo. A partir de 1923 con la llegada como jefe de estudios de Laszlo Moholy-Nagy, arquitecto y diseñador constructivista húngaro, claramente el centro se decantó por el racionalismo-funcionalismo, por el Movimiento Moderno. Es erróneo hablar de Bauhaus como estilo, aunque la escuela ayudó de una manera importantísima a difundir en el mundo occidental los planteamientos del movimiento moderno.

El campo de la arquitectura e interiorismo fueron claves en la Bauhaus. Encontramos dos épocas, una expresionista, representada por la construcción de la Casa Somersfeld y otra plenamente racional, que tiene como mejor representación la Bauhaus de Dessau.

La casa Sommersfeld (1920-1921) fue el primer encargo de la escuela. Era una casa de madera que partía de un planteamiento artesanal y unitario. Pero la mejor representación de la arquitectura de la escuela fue la nueva sede de la escuela en Dessau. La Bauhaus, como ya hemos indicado, tuvo su primera sede en Weimar. En el año 1923 el gobierno de la ciudad cortó la subvención al centro, por lo que este se trasladó a la ciudad de Dessau. La nueva sede de la escuela fue construida por Gropius. Es uno de los mejores ejemplos de arquitectura racional-funcional. Con bloques rectangulares interconectados, con la utilización del cristal y hormigón armado como bases, con zonas para enseñanza, alumnos y profesores (Casas de los Maestros). Uno de los edificios icónicos del movimiento moderno. La llegada de los posteriores directores de la escuela, Hannes Meyer y, sobre todo, Mies Van der Rohe, potenciaron aún más la importancia de la arquitectura e interiorismo en el centro.

En la Bauhaus se diseñó mobiliario. Un mobiliario racional en que estructura y función iban unidas. El diseñador más significativo en este campo de la escuela fue Marcel Breuer, con muebles que se han convertido en clásicos contemporáneos como la silla Wassily (1925) diseñada para el pintor y profesor de la escuela Wassily Kandinsky. Mies Van der Rohe juntó a Lily Reich, en la época en que fue director del centro, diseñó para el Pabellón Alemán de la Exposición Internacional de Barcelona (1929), la silla Barcelona.

Tom Wolfe, uno de los creadores del Nuevo Periodismo norteamericano, publicó una obra con el título de ¿Quién teme a la Bauhaus feroz?. No hay porque temerla, la Bauhaus fue la inspiración del diseño de la posguerra, de nuevas escuelas como la de Ulm, de nuestras casas, de buena parte de los productos que nos rodean, un poco, quizá, de nuestra vida.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.







Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *