Circulación

El término circulación parece que esta relacionado solo con el tráfico motorizado o las venas y arterias (circulación sanguínea), pero también tiene que ver con el interiorismo. En estas recientes fiestas navideñas quizás hayan sufrido en comercios de todo tipo problemas de circulación: esos pasillos demasiado estrechos, esas salidas y entradas mal situadas…. Conocen seguramente también, esos domicilios particulares en que sus dueños tienen una especie de horror vacui, horror al vacío, en los que prácticamente es imposible andar sin encontrarse tres jarrones, dos mesitas, cuatro maceteros…

La circulación nos marca la facilidad o dificultad de tránsito por un espacio a otro o el paso de un espacio a otro. Tiene que ver con la organización estructural, la distribución, de un espacio. Es por tanto algo a planificar-proyectar previamente. Estará en función de las necesidades de los clientes o usuarios del espacio.

En las viviendas particulares la circulación está muy condicionada por las necesidades puntuales de sus usuarios y las propias condiciones concretas de la vivienda. A pesar de ello, hay normativa que marca, por ejemplo, las dimensiones mínimas de un pasillo o baño, aspectos que facilitan la circulación. La adopción de uno u otro estilo también facilitarán o dificultarán los recorridos por el interior, así los espacios diáfanos del minimalismo permitirán una mejor circulación que un estilo más clásico y ornamentado.

En los espacios públicos-comerciales su fin debe ser dirigir el recorrido del cliente-usuario por el establecimiento. Sí el espacio es de ventas estará en función del incremento de ventas. Será una herramienta más de marketing. En algunos casos con la circulación propuesta se condiciona al cliente. Es el caso de firmas como Ikea o Tiger, que no dan una opción al cliente de un libre recorrido, los pasillos conducen siempre a las cajas.

Para clientes-usuarios una circulación correcta en un espacio comercial debe tener en cuenta aspectos como un espacio suficiente, una buena visibilidad y delimitación de las secciones o espacios y unos accesos y salidas amplios. Para el personal del establecimiento debería disponer de suficiente espacio para el desarrollo de su trabajo y acceso fácil a dependencias que tengan que utilizar con frecuencia (trastienda, almacén, baños…)

Buena circulación que nos puede hacer la vida algo menos caótica y desordenada.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *