Diseño biomórfico‬‬‬, la naturaleza como base

Diseño biofórmico La Chaise

El diseño biomórfico, el biomorfismo, es una tendencia que parte de la utilización de formas y estructuras de los organismos vivos. El término fue utilizado por primera vez por el poeta británico Geoffrey Grigson y posteriormente por Alfred H. Barr en 1936.

Aún no existiendo como concepto, el biomorfismo se ha utilizado desde el origen del hombre. El hombre primitivo para la realización de sus primeros objetos partió de la imitación y tomó como modelo las formas de la naturaleza. Leonardo da Vinci para diseñar sus máquinas tomaba lo orgánico como inspiración. Los estilos Barroco y Rococó adoptaron también formas vegetales y animales para realizar la decoración de arquitectura, mobiliario e interiores.

En el siglo XIX lo que actualmente llamaríamos formas biomórficas alcanzaron su máxima difusión. El avance en el conocimiento de las ciencias naturales hizo que movimientos como el Arts and Crafts (Artes y Oficios) y diseñadores como Christopher Dresser utilizaran la naturaleza como base central de sus diseños.

A caballo entre los siglos XIX y XX, el Art Nouveau, sobre todo en su vertiente francesa, belga y española (Modernismo) hicieron de las formas vegetales y animales la base de muchos de sus diseños, y difícilmente entenderíamos la obra de Gaudí sin la utilización de formas biomórficas en la Sagrada Familia y en su mobiliario y accesorios.

En principio cuando se acuñó el término biomorfismo, en los años treinta del siglo pasado, se utilizó especialmente en el campo del arte. Así se definían las obras de pintores como Joan Miró, Yves Tanguy, Salvador Dalí o del escultor británico Henry Moore como biomórficas. Obras que surgían de la propia naturaleza.

En la década de los treinta también se utilizó el concepto para el diseño y así el estilo aerodinámico utilizó formas biomórficas para dar a los productos un aire de velocidad (sobre todo en el caso de medios de transporte). Alvar Aalto, el creador del organicismo, utilizó formas inspiradas en la naturaleza para sus interiores y mobiliario. Ya en la década de los cincuenta el estilo orgánico, con diseñadores como Charles y Ray Eames, siguieron las bases de Aalto. Diseñadores de la misma década, como el italiano Carlo Mollino e Isamu Noguchi partirán también para la realización de su mobiliario de formas orgánicas.

En la actualidad diseñadores como Marc Newson realizarán su mobiliario partiendo de bases biomórficas y en el diseño de productos es una de las bases de la inspiración del diseño.

El diseño biomórfico en algunos casos, se entiende como la copia de elementos de la naturaleza con fines decorativos. Se diferencia del diseño orgánico, organicismo, que parte de la inspiración en lo natural, no la copia. Creemos que lo más correcto es tratar el bioformismo como un elemento de inspiración para el diseño, no como un estilo. Un interior, un mueble, tendrá una inspiración biomórfica cuando se imite totalmente una forma natural o la naturaleza sirva como base para el diseño no copiándola miméticamente.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *