Energía geotérmica y climatización

Hotel at Oberlin (Ohio) con energía geotérmica

La energía geotérmica es la que se obtiene mediante el aprovechamiento del calor interior de la tierra. La etimología de su propio nombre nos lo indica: geo en griego significa tierra y thermos, calor. Sus usos más destacados son la generación de electricidad (mediante centrales eléctricas geotérmicas) y el que más nos interesa desde la perspectiva de la arquitectura e interiorismo, la climatización de edificios y viviendas. Es un tipo de energía barata, limpia e inagotable, para muchos la energía renovable de este siglo.

Desde épocas prehistóricas se ha utilizado. Los nativos norteamericanos, aproximadamente en el 10.000 a.C, usaban las aguas termales para cocinar sus alimentos. En la Edad Antigua, griegos y romanos utilizaban la “energía de la tierra”, para caldear sus baños, termas y como calefacción urbana. El siglo XIX es el gran momento de la geotérmica. El príncipe italiano Piero Ginori Conti impulsó la construcción de la primera central eléctrica basada en esta energía. A finales de siglo en Idaho (EE.UU.) se realiza la primera calefacción geotérmica para todo un distrito. En el siglo XX su difusión continua desde su perspectiva de producción eléctrica, muy importante en los países escandinavos (Islandia, Suecia) y EE.UU. y su aplicación en la climatización de edificios y residencias particulares.

La climatización geotérmica parte de tres elementos: bomba de calor (BCG), un circuito exterior y uno interior. El circuito exterior extrae el calor del terreno y con la bomba de calor (situada normalmente en un cuarto interior cerrado) transmite calor al edificio-vivienda a través de un suelo-zócalo radiante o radiadores. En verano se refrigera al cederse el calor al terreno a través de los mismo circuitos exteriores e interiores.

Las ventajas de este tipo de climatización son múltiples: bajo consumo (frente a la calefacción eléctrica se ha calculado que aproximadamente un 75 % menos), es menos contaminante que otros sistemas, su duración es alta (se calcula entre 25 a 50 años), el mantenimiento que requiere es mínimo y su seguridad es alta. Aunque no todo son ventajas como inconvenientes podemos destacar su coste y el espacio que requiere. Su coste como promedio en España es de entre 25.000 y 30.000 euros, aunque se pueden amortizar, por subvenciones y ahorro mensual de costes respecto a otros tipos de climatización, en cinco o diez años.

Geotermía, calor de la tierra.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”

Fuentes: “Casas que se calientan con la tierra” en El País – Negocios   // Quimica Ingenieriaenergia

 

Una respuesta a “Energía geotérmica y climatización”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *