Gaudí, diseñador de mobiliario

Mobiliario Gaudí reedición (foto bdbarcelona)

La obra de Antoni Gaudí (1852-1926) como arquitecto es conocida por todos. Edificios como la Casa Batlló, la Casa MilàLa Pedrera y la Sagrada Familia, entre otras, son obras emblemáticas que lo definen. Pero sus diseños de mobiliario son mucho menos conocidos, de ellos vamos a tratar.

Antes de empezar hay un tópico que creemos que hay que descartar. Gaudí no es solo un arquitecto modernista (el Art Nouveau español y catalán), su estilo tiene elementos historicistas, orgánicos, expresionistas…, Gaudí era “gaudiniano”, tenía un estilo propio.

La realización de mobiliario por arquitectos era algo común entre finales del siglo XIX y XX. Gaudí, como por ejemplo Victor Horta o Mies Van der Rohe, no encontraban muebles adaptados a su nueva arquitectura, por lo que los acababan realizando ellos mismos. Por otro lado, Gaudí, como los arquitectos Nouveau, entendía la arquitectura como un todo, elementos exteriores e interiores.

Como en su arquitectura podemos marcar dos etapas en el mobiliario del arquitecto reusense. Una primera fase en que seguirá una tendencia historicista, inspirándose sobre todo en el gótico, y una segunda más personal, orgánica, abstracta y expresionista.

El mobiliario es lo que hace conocido a Gaudí. El año 1878, recién acabada la carrera, realiza su propio pupitre de trabajo, dos modelos de farolas de gas para el ayuntamiento de Barcelona y una vitrina para la Guanteria Comella. Esta vitrina es premiada en la Exposición Universal de París y le pone en contacto con su futuro mecenas Eusebi Güell. Posteriomente realiza para la Capilla de Sobrellano en Comillas (Cantabria) bancos, butacas y reclinatorios. Todas estas obras comparten las características de la primera fase de la obra de Gaudí, un mobiliario ornamentado, con formas neogóticas, historicistas.

Para la Casa Calvet (1898-1902) realiza sillas, bancos, taburetes y un espejo. El mobiliario Calvet empieza a introducir la segunda fase del diseño de Gaudí. El aspecto decorativo sigue siendo importante pero es una decoración orgánica, inspirada en formas de la naturaleza. Se busca la ligereza y la adaptación al cuerpo, Gaudí ya tiene en cuenta la ergonomía. Pero donde queda más claro su estilo personal, “gaudiniano”, es en la Casa Batlló (1904-1906). Su silla y banco Batlló llevan a la máxima expresión sus conceptos de adaptación anatómica. El banco por su diseño, ahorra una de las patas delanteras y dos traseras. Es un mobiliario con formas orgánicas, sobrio y que combina madera y metal. Las mismas bases sigue el mobiliario que realiza para la Casa Milà-La Pedrera (1906-1910), los bancos para la Parroquía del Sagrado Corazón de la Colonía Güell (1914) y el mobiliario que realizó para la Sagrada Familia.

Las características de los muebles de Gaudí hacen que sean atemporales, que se hayan reeditados, por BD Ediciones y Gauhaus, y que sirvan de continua inspiración a diseñadores actuales.

Antoni Gaudí arquitecto y diseñador atemporal, católico, solitario, una luz aún para nuestros diseños.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

 

2 opiniones en “Gaudí, diseñador de mobiliario”

  1. ¡Genial el artículo!

    La versatilidad de este arquitecto está fuera de toda duda. Las construcciones de gaudi son un regalo para todos los sentidos. Es impresionante su capacidad para conectar con las personas a través de la arquitectura.

    ¡Un saludo y gracias por el aporte!

    1. Gracias por leernos! Somos muy admiradores de Gaudí sí, todo lo que se escriba de él es poco! A ver podemos visitar pronto su genialidad en Casa Vicens 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *