Interiores accesibles

Interiores accesibles ccon cocinas adaptadas a minúsvalidos (Firma Scalovini)

La Fundación ONCE (Organización Nacional de Ciegos) acaba de finalizar el road trip de su casa inteligente y sostenible por 15 ciudades españolas para hablar de cómo deben ser los interiores accesibles.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), un 77% de viviendas españolas presentan problemas de accesibilidad. Más de la mitad de las personas con discapacidad de nuestro país tienen dificultad para desenvolverse en el interior de sus casas. La ONCE alerta de que solo dos de cada cien viviendas cumplen con los criterios de accesibilidad. Estos datos muestran con claridad la necesidad de proyectar entornos accesibles. En este sentido, legalmente desde el 2013 existe una Ley General de Derechos de las Personas con Discapacidad. Una ley que obliga a suprimir barreras arquitectónicas siempre que sea técnicamente posible.

Los problemas de accesibilidad surgen desde las zonas de entrada de los edificios. No encontramos siempre rampas de acceso, y en el caso de existir a veces superan el diez por ciento de pendiente recomendada. Elementos como porteros automáticos, buzones, timbres… no deben superar los 1’40 metros de altura. En el caso de los ascensores, según la ONCE, solo un 15% de ellos tienen un acceso y dimensiones interiores accesibles.

En un interior que pretenda ser accesible hay que buscar sobre todo, la eliminación de obstáculos, proyectar interiores los más diáfanos posibles. Para ello debe evitarse, en la medida de lo posible, los pasillos y de existir que tenga una amplitud de 0’90 a 1 metro de ancho. Las puertas que presentan un mayor nivel de accesibilidad son las correderas y deben tener como mínimo ochenta centímetros de anchura. En el caso de las ventanas también son recomedables las correderas y que se abran hacía afuera.

Baños y cocinas son unos de los espacios que más deben cuidarse. En el caso de los baños, se debe sustituir la bañera por un plato de ducha plano, sin mamparas y con asidero; elevar la altura de los inodoros y eliminar el pie de los lavabos. Las cocinas deben ser espacios libres, preferiblemente con una distribución de muebles en forma de L o U (que permiten tener un punto de apoyo en los desplazamientos) y, a poder ser, utilizar armarios motorizados (que suben y bajan mecánicamente)

La accesiblidad tiene que ver con un concepto más amplio de Diseño Social. Tiene que ver con, en nuestro caso, la realización de interiores aptos para todo tipo de usuarios. Es una necesidad. Como indica María José Carmona de la empresa Entorno Accesible: “Cada espacio e instalación debería ser diseñado y construido para ser utilizado por cualquier persona, de forma autónoma y segura, independientemente de sus capacidades”. Así sea.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

Referencias: 

_ LÓPEZ LETÓN, Sandra. El País “La quimera de lo accesible” 24-12-2016

_ ONCE ACCESIBILIDAD www.fundaciononce.es

_ COCEMFE CASTILLA LEON 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *