Luces de navidad. Iluminación navideña

iluminación de Navidad Teresa sapey. Fuente Teresa Sapey

La colocación de las luces de Navidad en las calles es para la gran mayoría de población el inicio de las fiestas. La iluminación exterior navideña forma parte del ritual de la Navidad, a la vez que es parte del mobiliario urbano. Es luz como la de las farolas, pero una luz festiva, decorativa, especial. En un sentido ritual esta luz marca la celebración del solsticio de invierno, el nacimiento de Jesús entendido como la luz del mundo. En una época del año oscura, invernal, iluminamos nuestra vida. Aunque en la actualidad, estas luces navideñas son sobre todo elementos de atracción de ventas para los espacios comerciales. Un elemento más de marketing.

Iluminación que se sitúa en el centro de las calles, en plazas y avenidas, en farolas, en fachadas, que adorna los grandes árboles navideños… Que hasta hace unos años estaba compuesta de bombillas incandescentes y que cada vez más utiliza lámparas LED.

Su origen está relacionado con los árboles de Navidad. La tradición de la colocación en época navideña de árboles adornados, surgió en Alemania a mediados de siglo XVIII entre las familias de clase media alta. Con el tiempo se fueron decorando con velas  de cera encendidas, adheridas a sus ramas mediante cera derretida o agujas. Esta tradición paso a Gran Bretaña en la época Victoriana para luego popularizarse en buena parte del mundo occidental (sobre todo en países anglosajones y en el centro de Europa). En la década de 1880 se sustituyeron las velas por la iluminación eléctrica. El paso de la iluminación navideña del hogar a la calle se realizó a inicios de siglo XX. En este momento se hizo popular la iluminación de árboles navideños situados en calles y plazas. Tenemos que llegar a la década de los cincuenta para encontrar ya una iluminación que no es complemento de los árboles de Navidad, que se sitúa en los elementos de equipamiento urbano, que decora todo el entorno urbano.

En las últimas décadas la tendencia ha sido a un cambio en su temática. Se tiende a utilizar formas más minimalistas y neutras que en el siglo XX. En el siglo pasado era común la utilización en la iluminación de elementos figurativos relacionados con las fiestas (cajas de regalos, abetos, campanas…). En nuestra década se utilizan en general elementos más seculares y abstractos. Es el caso por ejemplo de la iluminación navideña que hizo la diseñadora Teresa Sapey para la calle Serrano de Madrid en el 2012. En algunas ciudades se realizan concursos para su elección, como en Amsterdam con su Amsterdam Light Festival.

En estos últimos tiempos también nos encontramos una posición crítica hacía ellas y todo lo que supone la decoración exterior navideña, se la entiende como algo excesivo, insostenible ecológicamente hablando.

Luces de Navidad, con las que deseo a todos unas fiestas y un nuevo año en que el diseño nos sea propicio.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *