Rehabilitar

La rehabilitación de edificios es un conjunto de operaciones y técnicas muy utilizadas en el campo de la arquitectura. El término rehabilitar se suele utilizar como sinónimo de recuperación o reutilización de un edificio al completo o un interior concreto. Se rehabilitan antiguos palacios, fincas del siglo XIX, establos…

El concepto de rehabilitación está integrado en el de recuperación. La recuperación de un edificio o interior supone recobrarlo para un uso. La rehabilitación es una recuperación para habilitar de nuevo un edificio o interior a su uso primitivo-originario. Así el Mercado de Colón de Valencia que era un mercado de abastos originariamente, se ha recuperado como espacio de ocio y el Teatro Real de Madrid se ha rehabilitado, pues se ha recuperado para ejercer su función originaria. A nivel popular se asimila recuperación a rehabilitación, aunque como vemos no sea del todo correcto.

Recuperar y rehabilitar suponen la búsqueda de la utilización o reutilización  de interiores o edificios que por diferentes motivos (antigüedad, humedades, instalaciones desfasadas…) han perdido su funcionalidad o su uso.

En un edificio o interior a rehabilitar hay distintos grados de intervención. Podemos destacar tres: reestructuración, conservación y consolidación. Cuando un interior se reestructura se implantan nuevos elementos estructurales o se amplían los existentes. La conservación supone realizar las obras de mantenimiento necesarias para que el interior o edificio funcione. Con la consolidación se busca asegurar, fortalecer, reforzar una edificación a recuperar o rehabilitar. Según el estado en que se encuentren o las necesidades que haya que cubrir, determinados interiores necesitarán cubrir todos los grados de intervención indicados o, en pocos casos, con una buena consolidación, por ejemplo, el edificio puede reutilizarse.

En el campo de la rehabilitación las técnicas constructivas más utilizadas son las de la restauración y restitución. Con la restauración se pretende recuperar la imagen original y con la restitución el espacio arquitectónico primitivo .Restauración y restitución se relacionan directamente con el campo artístico y el patrimonio cultural. En los dos casos citados anteriormente (Mercado de Colón, Palacio Real) se ha utilizado como técnica básica la restauración.

No hay que confundir las rehabilitaciones con las reformas. Las reformas implican dar una nueva forma a una edificación o interior. Se puede en algunos casos, por ejemplo, mantener una fachada pero transformar totalmente el interior.

Rehabilitación que puede empezar en un edificio y acabar en cada uno de nosotros.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *