Rejas

Las rejas son un elemento arquitectónico que se usa como cerramiento de puertas, balcones y ventanas, en general de oberturas de un edificio. En principio su objetivo es proteger y separar espacios. Son un elemento de protección y seguridad, que permiten la visión entre los dos espacios que separan o aíslan. Con el tiempo han ido adquiriendo un carácter más decorativo y ornamental. Generalmente son de metal y pueden ser fijas, adosadas, desmontables, abatibles o de ballesta, entre otras.

La evolución de las rejas nos marca su paso de elementos básicamente de seguridad a elementos ornamentales. En la Edad Antigua, griegos, romanos y bizantinos las utilizaban como elemento de cerramiento de puertas y ventanas. Los romanos utilizaban rejas de hierro, sencillas y apenas sin adornos, en sus anfiteatros, prisiones, circos y como elemento de protección de los tesoros de culto de los templos. En la Edad Media las rejas tomaron de los romanos su sentido de protección de tesoros sagrados, se utilizaban para resguardar las reliquias de los templos. En el Románico y Gótico las encontramos en catedrales con formas decorativas en forma de “s“, con motivos vegetales (hojas y flores) o zoomórficos. Su evolución como elemento cada vez más ornamental queda claro en la Edad Moderna con rejas en forma de balaustre, doradas y plateadas. En el siglo XIX la aparición del estilo historicista, que se inspiraba en estilos del pasado, llevó a rejas para puertas y ventanas inspiradas en los estilos gótico, barroco, rococó… este tipo de enrejados son los que todavía observamos en muchas puertas y ventanas de los centros históricos de nuestras ciudades.

El estilo Nouveau fue uno de los últimos momentos en que la reja fue un elemento esencial como complemento arquitectónico. En el Nouveau belga, francés y en el modernismo español sobre todo, la reja se convirtió en un elemento decorativo que tomó las características del estilo: formas curvadas, asimétricas, vegetales… Antoni Gaudí, relacionado con el Modernismo catalán, convirtió las rejas de sus verjas, balcones y puertas en elementos importantísimos de sus obras, con formas orgánicas y abstractas.

A partir de la aparición y progresiva influencia del movimiento moderno (racionalismo-funcionalismo), del minimalismo y con las nuevas medidas de seguridad de los edificios, la reja fue perdiendo importancia. A pesar de ello sigue siendo un elemento presente en las fachadas de los edificios. Un elemento a reivindicar que singulariza interiores y fachadas, que ayuda a darles una personalidad propia.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *