Chill out

Relajación, calma, tranquilidad, pureza, eso es lo que busca la música y los ambientes chill out. Cuando pensamos en chill out como música, nos vienen a la mente las canciones de La Mari y Chambao, de Café del Mar, de las múltiples versiones chill out de todo tipo de música. En el caso de interiores, en terrazas de discotecas y bares, con divanes, pufs, cojines… Curiosamente, aunque parezca que primero fue la música y luego los espacios; se llamó primero chill out a los locales donde sonaba este género músical. Es uno de los pocos casos en que un espacio arquitectónico (en este caso bares y clubs) da nombre a un tipo de música.

El chill out como música es un subgénero de la música electrónica. Podemos considerar a Brian Eno su creador, con el disco “Music for airports” de 1978. Fue en los noventa cuando ya se consolidó. Como género musical integra subgéneros como el chill house o el chill trance. Buscará crear atmósferas, texturas, espacios, reflexión…Será lo opuesto a la música de baile, al rock.

Música e interiores parten de conceptos muy parecidos. En los dos casos se busca crear un ambiente de recogimiento, sensualidad y de paz. Más que hablar de estilo, los interiores chill out son una especie de contenedores de estilos. Recogen elementos del minimalismo, de estilos étnicos, rústicos, elementos New Age, hippies…y los integran buscando un ambiente suave y plácido.

En un primer momento, en la década de los noventa sobre todo, vamos a encontrar interiores chill out en clubs y bares-restaurantes. Se utilizaba en muchas ocasiones para terrazas de estos espacios. En lugares como, entre otros, el Supperclub de Roma, en el bar-restaurante Cabaret de París o en el Bed Supperclub de Bangkok. En la actualidad ya no se limita a espacios de ocio, interiores domésticos también siguen el estilo.

En los interiores chill out, en términos generales, se utilizarán materiales normalmente naturales (madera y piedra);colores azules, cremas y blancos; una iluminación suave, difuminada e indirecta y un mobiliario cómodo y relajante (mesas bajas, sofás y sillones minimalistas o reciclados, pufs, cojines y divanes). La distribución partirá de espacios diáfanos.

Chill out algo más que música e interiores, una filosofía de vida.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *