Cortinas. Vestir la casa

Cortinas separadoras ambientes coworking

Cortinas, una forma de separar el mundo exterior del interior de la vivienda. Que aislan o atenúan la luz exterior, nos protegen del frío y resguardan nuestra intimidad. Cortinas que adornan, de lino, algodón, seda… con rieles o barras.

No siempre las cortinas han tenido la funcionalidad actual. En la Grecia clásica se usaban en el teatro con unas características parecidas a los actuales telones. En Roma las llamaban aulae y cubrían puertas y ventanas. En algún caso, se utilizaban como elementos de división de los interiores. Tanto en la Roma clásica como en la Edad Media, se usaban para protegerse del frío, como aislante climático, al no disponer las ventanas de cristales.

El perfeccionamiento del cristal a partir del siglo XIII, llevó a que en la época renacentista y barroca las cortinas adquirieran un papel más decorativo. Se realizaron con nuevos tejidos (seda y terciopelo) con adornos geométricos y vegetales. En la época barroca y rococó se buscaba su relación con el tapizado de los muebles y se introdujeron estampados de inspiración China. Por otro lado, grupos cristianos puritanos las rechazaban. Para ellos la cortina esconde, un buen cristiano no necesita tapar el interior de sus casas…

El siglo XIX en estilos como el Imperio, Biedermeier o el Historicismo, las convierten en algo más que un complemento textil. Se relacionan con el resto del interior y cumplen una función importante: resguardar la intimidad. El mejor ejemplo son las pesadas cortinas Victorianas que aislaban el ámbito doméstico del mundo exterior.

En el siglo XX con la aparición del Movimiento Moderno, se inicia una cierta decadencia. Factores como la potenciación de la luz natural ante la artificial o la eliminación de elementos no estrictamente funcionales, hace que vayan perdiendo importancia. Las pesadas cortinas barrocas o del siglo XIX se aligeran o tienden a desaparecer. Su alternativa es, en algunos casos, la utilización de estores o ligeros visillos. En la actualidad, esta tendencia se mantiene. Solo en estilos-tendencias como el vintage o clásico la cortina es un elemento importante. Como innovación aparecen cortinas que aislen térmica y acústicamente.

Cortinas que, hasta hace unos años, se consideraban un elemento básico de un interior. Cortinas que “vestían la casa”, sin las que quizá difícilmente entenderíamos el paisaje de nuestra infancia.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *