El diseño en las habitaciones infantiles

habitaciones-infantiles-diseño-luminosas

No siempre se da la suficiente importancia a las habitaciones infantiles en las viviendas. De hecho, durante muchos años era un espacio más de la vivienda, sin connotaciones especiales.

Las habitaciones infantiles deben ser espacios flexibles y fácilmente transformables, para adaptarse al rápido crecimiento del niño. Espacios sencillos, simples y cómodos. Limitados en sus adornos para no saturar el espacio y hacer más sencilla su limpieza. Con un mobiliario accesible y seguro. Sobre todo, un espacio propio que estimule su fantasía e imaginación y refleje su personalidad.

La planificación-distribución del espacio infantil debe partir de su edad y actividades. En cuanto a la edad, habría que partir de habitaciones infantiles de dos a seis años, de siete a once años y de once años hasta la llegada de la adolescencia (en este caso ya hablaríamos de un espacio para jóvenes). Siempre que sea posible es conveniente crear tres espacios-zonas: descanso, juego y estudio. En función de la edad será más importante una u otra zona. En el caso de partir de un espacio limitado, se puede utilizar mobiliario con ruedas, abatible o plegable, que permita una utilización flexible y polivalente del espacio. Los niños deben ser coparticipes en el diseño de su espacio.

El mobiliario es conveniente que sea homologado y fabricado con materiales no tóxicos e ignífugos. Se tiene que tener en cuenta sus dimensiones y tener la posibilidad de “crecer” con los niños. Mobiliario que irá variando con la edad: moises-cunas, muebles cambiadores (para la época en que es bebé) y camas, mesas-escritorios, muebles contenedores (estantes, armarios, cestas…) entre otros. También se tendrá que tener en cuenta aspectos de seguridad, sobre todo en los primeros años de la infancia, como: no situar mobiliario bajo las ventanas (para evitar que los niños se encaramen a él), fijar los muebles a paredes y techos (para evitar que escale en ellos) y evitar en ellos ángulos puntiagudos y aristas afiladas. El mobiliario debe estimular la creatividad de los niños, para ello por ejemplo elementos como pizarras y rollos de papel colgados en la pared pueden estimular su creatividad.

Diseñadores como Charles y Ray Eames diseñaron mobiliario específicamente infantil. Estilos como el feng shui plantean las necesidades de un espacio infantil. Partiendo del método educativo Montessori, realizado por la doctora y educadora italiana María Montessori, se han diseñado espacios infantiles…

Desde nuestro estudio de arquitectura interior tiovivo creativo hemos realizado diseños de habitaciones infantiles como el de la Casa Árbol donde el espacio para el niño conecta con el altillo y el techo de red que también es zona de juegos.

Niños, esos “locos bajitos” de Joan Manuel Serrat, que como todos necesitan sus propios espacios funcionales, creativos, felices.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

Referencias: VV.AA. La casa y los niños. Espacios a su medida. El País-Editorial SOL90. Madrid, 2006

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *