Ikea

Una de las cosas que nos hace sentir que el verano acaba es la llegada del Catálogo de Ikea. La multinacional del mueble de origen sueco, se ha convertido en parte de nuestras vidas. Casi todos hemos utilizado alguna vez una llave Allen y nos hemos “peleado” con las instrucciones de sus muebles.

Una empresa con 328 tiendas en 28 países, 155.000 empleados y unos ingresos de 32.600 millones de euros. Que ha colaborado de manera importante en la democratización del diseño, que parte de unas bases de respeto al medio ambiente y sostenibilidad.

El propio nombre de Ikea, nos da pistas sobre su origen. La I y la K proceden del nombre y apellido de su fundador, Ingvar Kamprad; la Ede Elmtayrd la granja donde se crió y la A de Agunnard, la aldea sueca donde creció el fundador de la empresa. Ingvard Kamprad fue el creador de Ikea el año 1943. Ya desde muy pequeño comerciaba con cerillas que compraba al por mayor en Estocolmo, Kamprad vendía al por menor en su aldea. A los diecisiete años funda una Ikea que vendía bolígrafos, carteras, medías, relojes… Una pequeña empresa pero que quería ser innovadora. En 1945 ya se anuncia en los periódicos y en el cuarenta ocho empieza a vender muebles. En la década de los cincuenta empieza a consolidarse. A inicios de la década publica su primer catálogo. El mobiliario de Ikea se diferencia del resto. Es automontable, se empaqueta de forma plana y es más barato que el de la competencia. Kamprad contrata a diseñadores suecos que realizan muebles como la mesa Lövet o la cajonera Tore.

Los años sesenta y setenta son los de su plena consolidación. Se abren nuevas tiendas (Estocolmo, Munich, Sydney…), se utiliza la madera aglomerada y aparecen muebles clásicos de la firma como la estantería Billy o el sillón Poäng. Kamprad el fundador fija la cultura de la empresa en su obra “Testamento de un comerciante de muebles” (1976)

En la década de los ochenta Ikea se expande por todo el mundo. Del Catálogo Ikea se reparten en el año 1985, 45.000.000 de ejemplares. Aparecen nuevos muebles que se vuelven clásicos como el sofá Klippan y la mesa Lark.

Los últimos años del siglo XX y los inicios del siglo XXI, marcan un continuo crecimiento del grupo. Se diseñan productos centrados en el mundo infantil (la gama Mammut, la silla infantil Dagis). La multinacional, que ahora tiene su sede en Holanda, colabora con UNICEF, con la WWF (Organización Mundial de conservación de la Naturaleza), desarrolla su propio código de conducta medio ambiental, condiciones laborales, trabajo infantil… En el año 1996 se inaugura el primer centro en España, en Badalona (Barcelona).

Ikea que para algunos es el culmen del diseño popular, que para otros es el ejemplo de un diseño pobre y precario. Alabada por sus iniciativas y colaboración con el diseño responsable y ecológico, criticada por su carácter de empresa multinacional. Ikea República Independiente de nuestros interiores.

Fausto Sánchez-Cascado. “historiólogo creativo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *