Restaurantes. Interiores comestibles

Restaurantes- Diseño espacios Interiores comestibles

 

Restaurantes, espacios interiores donde comemos y bebemos. Restaurantes tipo buffet, de comida rápida, de alta cocina, temáticos, bares-restaurantes… Dentro del ámbito del interiorismo comercial uno de los sectores con más presente y futuro.

Los antecedentes más lejanos de nuestros actuales restaurantes están en Babilonia y Egipto. En Babilonia, aproximadamente en el 6000 a.C., y en el antiguo Egipto tenemos referencias de especies de albergues donde se comía y bebía. En Roma los establecimientos que más se aproximaban a nuestros actuales restaurantes eran los thermopilium. Los thermopilium disponían de una amplia barra de mármol, mesas y taburetes en su interior y en algún caso llegaban a tener capacidad para cincuenta comensales. Otro tipo de establecimiento romano que podemos considerar como antecedentes de nuestros restaurantes de comida rápida, eran las cauponas. Las cauponas tenían una barra exterior donde se servía comida fría ya preparada, que se podía tomar allí mismo o llevarse.

En la Edad Media y Moderna encontramos tabernas y posadas, donde se servían comidas y bebidas. Pero realmente el origen de los restaurantes está en 1765. En esta fecha Monsieur Boulanger inauguró lo que se considera como el primer restaurante de la historia, Champú d’Oiseau en París. Desde 1750 se había puesto de moda en la ciudad tomar caldos como reconstituyentes de las fuertes y a menudo indigestas comidas de tabernas y posadas. Boulanger ofrece “caldos restaurantes” con éxito y añade otros alimentos. Al poco tiempo a su establecimiento, y a otros con las mismas características que abren otros cocineros, se les conoce solo como “restaurantes”.

Actualmente, el diseño interior de los restaurantes es un aspecto cada vez más relevante en un sector con un altísimo nivel de competencia. El interiorismo puede ser clave para ayudar a generar esa experiencia gastronómica que tanto busca hoy en día un cliente, también cada vez más experto y exigente. Ya no se conforma con un buen servicio y calidad gastronómica, independientemente del precio del ticket, si no que quiere ir más allá, pasar una velada única alrededor de una mesa.

Partiendo del excelente post de Iván Cotado, Diseño de restaurantes. Manual básico de interiorismo para restaurantes, vamos a analizar cuáles serían sus elementos más importantes a tner en cuenta en el diseño interior de un restauarnte. En primer lugar habrá que tener en cuenta el concepto y modelo de negocio. Analizar el tipo de restaurante y tipo de cocina que ofrece, cuales son las necesidades de propietario y chef-equipo de cocina y la normativa hostelera. La distribución debe conjugar funcionalidad y estética. Habrá que tener en cuenta aspectos como la circulación (con desplazamientos preferiblemente cortos), las diferentes zonas de las que se debe disponer (ocultas, públicas, íntimas…), unos accesorios y complementos funcionales y la búsqueda de la intimidad para el cliente, entre otros aspectos. La iluminación se debe planificar para evitar sombras, deslumbramientos o zonas de penumbra… Tan importante como la climatización es la renovación del aire.  Habrá que intentar conseguir un aire renovado y limpio. En cuanto al mobiliario, tanto para la zona de trabajo como para la sala, lo indicado es un tipo de muebles funcionales, ergonómicos, identificados con el concepto del restaurante, robustos…

Restaurantes, algo más que una moda pasajera.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado, “historiólogo creativo”.

Para conocer proyectos tiovivo creativo diseñados para restaurantes pincha aquí.

2 opiniones en “Restaurantes. Interiores comestibles”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *