Paradores, arquitectura fallera

La Falla, esa escultura efímera, es el centro de las fiestas dedicadas a San José en Valencia, pero hay otros elementos también significativos a su alrededor. Hay una arquitectura fallera, una serie de elementos que ayudan al desarrollo de la fiesta. En anteriores publicaciones tratamos sobre dos de ellos, los casals fallers (V: Casales falleros) y las carpas (V: Carpas. Arquitectura fallera). Vamos a tratar ahora de los paradores falleros.

Hay que hablar de los paradores, paradors fallers, más en pasado que en presente. Fueron sobre todo un centro importante para la fiesta en las décadas de los cincuenta y sesenta del pasado siglo. El paradorera un recinto utilizado para la organización de actos de las comisiones falleras, sobre todo, actuaciones de cantantes y grupos musicales. Una especie de sala de fiestas fallera.

Parador So Nelo 1955 (Foto: valenciablancoynegro)

Su estructura solía ser provisional. En los casos de los grandes paradores (El Foc, So Nelo, El Tró…) eran de grandes dimensiones y gran capacidad. Se adornaban como salas de fiestas, ya en los sesenta y setenta del pasado siglo con una estética parecida a las discotecas de la época.

Parador So Nelo 1964 (Foto: skyscrapercity)
Parador So Nelo 1950 (Foto: valencia Imagen y Palabra)

En algún caso se les trata como una derivación de las barracas, construcciones que se realizaban imitando la vivienda campesina de la Horta Valenciana y que las comisiones falleras utilizaban como ampliación de sus casales para realizar actos festivos. También se les ha relacionado con los pabellones de la Feria de Julio que desde 1950 realizaron las comisiones falleras.

fallas-arquitecura-fallera
Barraca Ayuntamiento Valencia 1987 (Foto: levante-Emv)

Su origen, según Francisco Pérez Puche, hay que verlo en dos factores. La necesidad de las comisiones falleras de conseguir nuevos fondos económicos mediante las entradas vendidas para las actuaciones y el ingreso en la fiesta, mediante ellos, de las clases media alta y alta, unas clases que hasta el momento no habían participado masivamente en la fiesta y que mediante los paradores tuvieron su ámbito de participación.

El Parador del Foc fue el primero en realizarse en 1951. De grandes dimensiones, tenía una cabida de 2.300 personas y estuvo inspirado por las clases acomodadas de la ciudad. Llegó a tener su propia moneda, “los petardos”. A lo largo de la década de los cincuenta aparecieron nuevos paradores como So Nelo, el gran competidor de El Foc y ligado a la falla Convento Jerusalén, Les Coves del Mercat, de la Comisión fallera del Mercado, la Alquería del Labrador… En los paradores actuaban figuras de la canción de la época como Luis Mariano, Lorenzo González o Los Panchos.

fallas-arquitecura-fallera
Parador del Foc (Foto: Elena Trenor)
Parador So Nelo (Foto: FPPuche)
Parador Coves del Mercat (Foto: Todo colección)
Parador So Nelo Convento Jerusalén (Foto: Levante)
arquitectura-fallera-fallas
Parador So Nelo (Foto: Valencia Imagen y Palabra)

La década de los sesenta fue su momento álgido. Aparecieron nuevos paradores pensados para unos festeros-falleros de clase media como el Tró, El Farol o El Ninot… y otros planteados para la juventud como Xiquet’s Club, Juventud o El Cresol entre otros. En ellos actúan el Dúo Dinámico, Josephine Baker, Marlene Dietrich, Johny Hollyday Xavier Cugat, Edith Piaf, Raphael, Raimon, Bruno Lomas, solo por citar algunos. Con los paradores en general sus organizadores pierden dinero, pero les compensa la posibilidad de negocios y relaciones que permiten.

Parador El Tro (Foto: FPPuche)

A partir de 1964, con el incendio y la destrucción del parador So Nelo, y en la década de los setenta se inicia su decadencia. Se reduce su número, hay años en que solo se instalan dos o tres paradores de grandes dimensiones. El propio ayuntamiento tiene que encargarse algunos años de instalar un parador oficial.

En las décadas de los ochenta y noventa, con el antiguo concepto de los años cincuenta y sesenta mantiene su parador la falla de Convento Jerusalén y aparece el Parador del Puerto. En estos años se empiezan a generalizar las carpas, que hasta el inicio del nuevo siglo se denominaban barracas. Las barracas-carpas tomaron de alguna forma parte del contenido de los paradores. En ellas se realizaban actuaciones y verbenas, aunque ya sin las “figuras de la canción” de los años cincuenta y sesenta.

Parador So Nelo Convento Jerusalén (Foto: Levante)

Paradores reflejos arquitectónicos de unas Fallas del pasado.

Texto: Fausto Sánchez-Cascado «Historiólogo creativo»

FUENTES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *